0 comentarios

Paren el mundo, ¡que me bajo!

Hoy, no se porque, me ha dado por buscar cual es, hasta el momento, el vídeo más visto en la Historia del Youtube. Al saciar mi curiosidad, me he acordado de mi buen amigo Grouxo, y al igual que él he pedido que parasen el mundo, ¡que también quería bajarme!. En primera posición tenemos,nada más y nada menos que a ¡Justin Bieber¡. !Con más de 600 millones de reproducciones¡.

Vamos a ver. ¿La gente se mete en Youtube y busca Justien Bieber?. ¿En serio?. ¡No lo entiendo!. No sé, a ver, tenemos a Salvador Raya, los APM? o ElvisaYoMastercard. ¡Seguro que nos entrenemos mucho más! (sí, lo sé, yo también soy un poco friki). Pero es que todo vale en vez de ver a esa "cosa" (sí, he dicho "cosa, porque "cosa" es la palabra). 


La verdad que yo cuando veo a este personaje solo puedo decir, a lo Mauricio Colmenero, ¿pero esto que es?.

En fin, la verdad es que llegados a este punto, soy consciente que me ha tocado una de las épocas mas difíciles en las que vivir. Aun así, me da más pena la generación quinceañeril adolescente que ha de tragarse esta bazofia. Y no solo al pellejo éste del Bieber, sino a Hanna Montana, Selena Gómez y no se cuantas más estrellitas Disney del tres al cuarto. ¿Y que me dicen de las series de dibujos animados?. ¡El éxito indiscutible de hoy en día es Bob Esponja!. Pobres. En mi recuerdo quedaran siempre las míticas "Bola de Dragón Z"; "Oliver y Benji" (!enamoradísima estaba de Benji¡); "Los caballeros del Zodiaco"; "Los Trotamúsicos"; "Los Diminutos"; "David, el gnomo"; "Los Osos Amorosos"; "Los Snorkels"; "Chicho Terremoto" (muy grande!); "Los Fruitis"... y muchísimas muchísimas series más. 


Lo cierto es que los tiempos que corren son amargos. Además del Bieber, Lady Gaga ostenta con él las primeras plazas de este ranking, presumiendo también en Twitter de ser los que más follower o seguidores tienen. Atrás quedaron genios como Jhon Lennon, Freddy Mercury o Michel Jackson. Y en España artistas como Antonio Flores, Camarón, Rocío Jurado o Antonio Vega. Desde luego que el mundo, ya no es lo que era.  

4 comentarios

La desternillante Teoría del Big Bang

Mi primer post del 2012 es una recomendación. Como ya dije quería hacer del blog algo mucho más personal y por eso quiero empezar el año hablando de una de las series que más me han enganchado en los últimos tiempos. 

Después de dejar a un lado "Californication", aunque le pese a uno de mis mejores amigos, descubrí (también gracias a ellos) "The Big Bang Theory". Y desde entonces me paso los días como loca esperando el tímido chorreo de capítulos de la quinta temporada (sí, los veo piratas en seriesyonkis.com). Por cierto, añadir que la crítica que voy a hacer a continuación no contiene ningún spolier, que luego el  personal se me cabrea ;) 


La serie gira en torno a cuatro amigos: Leonard, Sheldon, Rajesh y Howard. Los tres primeros son doctores en física y el último ingeniero aeroespacial, categoría inferior que Sheldon (uno de los mejores papeles que he visto en mucho tiempo) se encarga una y otra vez en recalcar. Leonard y Sheldon viven juntos en un pequeño apartamento que se convierte, prácticamente, en el escenario en el que se desarrolla la serie (a modo sitcom como el de la mítica Friends). Enfrente vive Penny, actriz frustrada que trabaja como camarera para ganarse la vida y que da el toque "de chica normal" en una serie donde (a parte del mundo de la Física), los videojuegos, los cómics, la ciencia ficción y todo aquello relacionado con el mundo friki y "nerd" envuelven la serie. 

Aparte de estos cinco personajes principales, que son todos buenísimos, veremos otros tantos que terminarán de darle el toque ácido y diferente a la serie. Entre ellos destaca Mayim Bialik, que dicho así suena a chino, pero si digo que interpretó a la mítica Blossom, la cosa cambia. En la serie es la doctora en Neurobiología Amy Farrah Fowler (me encanta el nombre), aspecto que quería recalcar porque leyendo un día su biografía (manía que tengo muchas veces cuando voy enlazando entre unas cosas y otras) descubrí que en la vida real es doctora en Neurociencia por la UCLA (Universidad de los Ángeles). Casi nada. 


No obstante, de todos los personajes me quedo, indiscutiblemente, con Sheldon, a quien vemos en la imagen superior con Amy Farrah Fowler. Quien haya visto la serie, o decide verla tras esta crítica ;) ya sabrá porqué lo digo. ¡Bazinga!

0 comentarios

Empacho de Pantoja (y compañía)

El pasado domingo, como todos los domingos, me disponía a ver Aída, la única serie que sigo en televisión. Estaba sentada frente al televisor, cuando, cual fue mi sorpresa, en su lugar habían colocado un programa titulado, "Isabel, a su manera". Perpleja, cabreada, indignada (una palabra que se lleva mucho últimamente) y algunas otras cosas más, cambie de canal y puse Neox, donde estaban poniendo un especial de Los Simpsons.

Al día siguiente mire las audiencias esperanzada en que los espectadores de este país, hubieran dado la espalda al petardazo de programa que echaban en Telecinco. Sin embargo, aunque bien es cierto que no consiguió los resultados esperados (14% de share), la audiencia que vio la gala tampoco puede considerarse como fracaso. Por consiguiente, otra decepción para mí.

Y todo esto viene a cuento porque no entiendo, de nuevo, a este país. No lo entiendo. Y no hablo de Telecinco, porque de este canal ya nada me sorprende (más bien del imperio Mediaset), harían trato hasta con un psicópata, un pederasta o un asesino a sueldo si eso les da pasta. Pero lo de Isabel Pantoja es de traca, y lo de su hijo, de infarto. El precio que Telecinco ha pagado para que los televidentes españoles se traguen a estos dos impresentables día y noche asciende a un millón de euros. Un cifra redonda por la que veremos a Paquirrín (perdón, Kiko Rivera) en mas de uno y de dos programas ejerciendo de monigote, y a la Panto en algún que otro especial como el que pusieron el domingo, y algún que otro programa, como el de la Campos, en el que afirmaba que lo había pasado muy mal. Muy mal, porque como a muchos españolitos de pata negra (con pedigrí real algunos, véase Urdangarín), la habían pillado con la mano dentro de las arcas públicas. Esas que se llenan con el dinero de los españoles. Pero sin embargo, la Campos le extiende una mano, y ella echa una lágrima por lo injusta que es la vida. Y mientras, los principios a la basura. Porque aunque "El Tomate", ese programa que revolucionó la basura rosa de este país, se cebaba programa tras programa con su persona, hoy Telecinco y especialmente Jorge Javier Vázquez, abanderado entonces de aquel formato, son amigos. Con Campanadas incluidas. Eso sí, solo ha costado un millón de euros. 


Una minucia, calderilla. Un millón de euros. Mas de 166 millones de las antiguas pesetas por prácticamente no hacer nada, en un momento en que 5 millones de españoles engrosan las listas del paro, en una de las peores crisis tras la democracia en España. 

Ayer leía en El País que " las vacías arcas norcoreanas tendrán que rebuscar fondos para pagar los 800.000 euros que vale embalsamar un cadáver. Y eso no es lo más costoso, sino su mantenimiento en buen estado. El tratamiento anual de la momia de Kim Il - sung (fundador de la dinastía Kim y padre del líder muerto) cuesta 650.000 euros. Es decir, que un Estado que no tiene fondos para importar cereales para alimentar a su población tendrá que pagar 1.300.000 euros cada año para maquillar a sus momias". Y esto viene a cuento porque se plantean embalsamar también al hijo (ese por el que cientos de miles de norcoreanos lloran desconsoladamente, pero sin lágrimas, su pérdida). El caso es que no se porqué me sorprenden tantos este tipo de noticias, cuando muchas veces en España no estamos tan alejados de estos "sin sentidos". 


Por cierto, no podía acabar este post sin declararme públicamente antifan de Isabel Pantoja. Como artista. A mi me gusta el flamenco, las sevillanas y escucho algo de copla. Por eso, esto que voy a decir, es una apreciación personal. Y es que Isabel Pantoja me parece una artista "estandar". No me conmueve nada, no me trasmite nada. He oído cantar muchas copleras como ella. No entiendo la fama que ha conseguido con su música. Es una de tantas. Quizá el ser la vuida de España y el marinero de luces han jugado mucho en su favor. Así que desde aquí reivindico lo que realmente es cantar dejándose el alma en cada canción. Para mí, la mejor voz que ha tenido España.


Ay, que no daría yo, querida Rocío, por cambiar tantas cosas... 

1 comentarios

Muerte es esperanza larga

Anoche, cuando pasaban unos minutos de las 4:00 a. m. terminaba de leer la última de las casi 1000 páginas que componen "La mano de Fátima", novela histórica escrita por Ildelfonso Falcones, conocido por su ya famosa "La catedral del mar", best - seller que alcanzó en el mercado la escalofriante cifra de mas de 2 millones de ejemplares vendidos. Uno de ellos recaló en mi casa, y tras su lectura quedé enormemente satisfecha con un libro, que al igual que mi querida "Los pilares de la Tierra" (Ken Follet, 1989), se desarrolla en torno a la construcción de una catedral, en este caso recreando la maravillosa Barcelona del s. XVI y la majestuosa Iglesia de Santa María del Mar. 
Fue por ese motivo, que cuando hace unas semanas comencé a leer la segunda obra de este autor, partía con las buenas sensaciones que me había proporcionado la historia de Arnau Estanyol unos años antes.   


"La mano de Fátima" se desarrolla en el periodo comprendido entre el levantamiento de las Alpujarras (1568) y el edicto de Felipe III que en 1609 decretaba oficialmente la expulsión sistemática de miles de moriscos que habitaban las tierras de España. Este fondo histórico sirve a Ildelfonso Falcones para crear la desgarradora historia de Hernando Ruiz, fruto de la violación que un sacerdote había perpetrado a una simple morisca de la población de Juviles. Como consecuencia Hernando vino al mundo con unos inmensos ojos azules que evidenciaban su desgraciado origen, y por ello fue conocido entre la comunidad morisca con el sobrenombre del nazareno, aquel que llevaba en su sangre la semilla cristiana de un sacerdote. 
Y es quizá por ese motivo que su vida se movió en tierra de nadie, entre cristianos y moriscos, entre la guerra y la paz, entre la abundancia y la miseria, entre el amor pasional y el cariño sincero, entre la vida y la muerte.
Sin embargo, esta vez la trama se me ha hecho excesivamente larga pues algunos tramos del libro se me antojaban un poco cargantes y otros sucesos acababan de la forma más estúpida posible. Hay episodios que no aportan demasiado al libro y toda la conjura final en la que Hernando intenta reconciliar ambas religiones es un tanto enredosa. Aun así, a rasgos generales, el libro es ameno y entretenido, sobre todo porque cuenta con la ingeniosa pluma de Falcones y con un magnífico y cuidado trasfondo histórico. 
Al tiempo, nos lleva a reflexionar sobre la difícil convivencia entre dos comunidades enfrentadas por un Dios al que ambas defienden como único y verdadero. Masacres, guerra, muerte, violencia, abusos... todo vale en un tiempo en el que el honor y la religión movían el mundo. La época del catolicísimo Felipe II y el final irremediable de Al - Andalus.    
Y en ese contexto, ante las atrocidades de una sociedad en el que la vida valía bien poco, dos amantes se juraban una y otra vez que "muerte es esperanza larga". 

0 comentarios

Vincent

Unos ojos claros, penetrantes, hasta obsesivos, tenía el niño Vincent, un niño que no era como los demás, como no lo fue a lo largo de su vida. Y es que Vincent Van Gogh, como la mayoría de los genios, fue un alma atormentada, depresiva, delirante y soñadora. 
Vivió siempre al límite de la locura y su vida estuvo marcada por periódicas y continuas crisis que le llevaron a intentos de suicidio en varias ocasiones. 
A ello hay que sumarle su mala fortuna en los temas amorosos siendo rechazado por aquellas mujeres a las que amo. Únicamente compartió algunos meses de su vida con una prostituta alcoholizada que se cruza en su camino, a la que acogió en su casa y usó varias veces como modelo para algunos de sus cuadros, pero que al final acaba abandonando tras una relación más que tormentosa. 
Ejemplos de esta traumática vida fue el episodio más que conocido que protagonizó tras una discusión con el también pintor Gauguin. 
La versión más aceptada es la siguiente. Era el mes de octubre de 1888 y Vincet recibió en su casa de Arles a su amigo Gauguin con manifiesta alegría. Trabajaron mucho juntos al principio de su estancia, pero pronto, debido a sus fuertes caracteres y a sus desacuerdos en materias pictóricas, sus discusiones alcanzaron un alto grado de agresividad. La víspera de Navidad, Vincent, en un ataque de cólera, intentó herir, sin éxito, a su amigo con una navaja. Al regresar a su casa, frustrado e inquieto, dirigió el arma contra sí mismo, cortándose parte de la oreja izquierda. Lejos de quedarse aquí el asunto, esta acción la acompaña con el envío del miembro mutilado a una prostituta de un burdel de la ciudad. Este hecho, muestra sin duda, la personalidad delirante, enloquecida y disparatada del pintor.
Y es que todo ello hacía presagiar de algún modo su propia muerte. Era un día de verano de 1890. Vicent Van Gogh sale al campo a pintar, acompañado de un revolver. Allí se dispara con él en el pecho, incapaz de aguantar ya su propia soledad y sus continuas alucinaciones. Solo y herido vuelve a su casa. Adeline Ravoux, hija del dueño de la pensión en Auvers - Sur - Oise donde se hospedaba el pintor relata lo siguiente:

"Como todos los días, por la mañana muy temprano, Vincent con sus herramientas de trabajo, partió hacia el campo. Al medio día volvió a la pensión para comer. Nada en su actitud podía hacernos presentir lo que iba a pasar. Volvió a marchar pero al anochecer, nos inquietamos al comprobar que no venía. Al cabo de un rato, por fin le vimos aparecer a lo lejos, pero su paso nos pareció extraño por no decir grotesco. Andaba a grandes zancadas y tambaleándose, con la cabeza un poco inclinada del lado de su oreja mutilada. Se habría dicho que había bebido demasiado. La noche caía y en la semioscuridad, sólo mi madre notó que el señor Vincent se cogía el vientre y que parecía andar cojeando. Su chaqueta estaba abrochada. Al llegar cerca de nosotros, lo vimos pasar como una sombra sin saludar. Mi madre le dijo: «señor Vincent estábamos inquietos al no verle. ¿Qué le ha pasado?» Apoyándose unos instantes en la mesa de billar para no perder el equilibrio, respondió: «¡Oh nada, me he herido!» Franqueó la sala con un par de zancadas y subió penosamente los diecisiete tortuosos escalones que conducían a su habitación, en la buhardilla. Yo curiosa como chica joven que era, me puse al pie de la escalera a escuchar y ciertamente, lo oí gemir, lo que le comuniqué a mis padres.  Al instante mi madre dijo a mi padre: «Gustave, sube a ver, creo que el señor Vincent no está bien». Mi padre subió. Oyó como gemía. Al no estar la puerta cerrada, entró y vio al pintor tendido en la estrecha cama de hierro, con su cara vuelta hacia la pared. Mi padre le insistió «¿Qué le pasa?». Entonces el señor Vincent se volvió hacia mi padre. "Mire", dijo, y retirando su mano, mostró el lugar de su cuerpo, debajo del pecho, donde había un pequeño agujero ensangrentado. Una vez más mi padre le volvió a preguntar «Pero ¿qué es lo que ha hecho?», y esta vez el señor Vincent respondió: "Me he disparado un tiro. Esperemos que no haya fallado."


Y así fue. No falló. A las pocas horas murió. 
No obstante, Van Gogh contaría a lo largo de su vida con una ayuda incondicional y desinteresada que le ayudó a sostenerse en su caótica vida, su hermano, Theo Van Gogh, con el que se envió además una nutrida correspondencia y quien, seis meses después de la muerte de Vincent, abatido por la desaparición de éste, murió. Sin embargo, a pesar de su constante ayuda, los cuadros de Vincent, más de 900, no encontraron en el mercado mucha salida y su arte nunca fue reconocido en vida del pintor.   
Aun así, a la muerte de ambos, la viuda de Theo y el hijo de ambos publicaron sus cartas y se dedicaron a divulgar la obra del genial pintor por todo el mundo. Y así hoy, pertenece a Van Gogh una de las obras vendidas más caras del mundo, alcanzando la cifra en el mercado de casi 83 millones de dólares, "El Retrato del Doctor Gachet". Su obra por fin era reconocida, pues ¿quien hoy no conoce el genio de este gran pintor?. Vincent, como firmaba sus cuadros.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...